PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 18 de noviembre de 2015

VISION RETROSPECTIVA DE LA ACTIVIDAD DE LA DEPENDENCIA DE ARNAO EN EL SEGUNDO SEMESTRE DE 1853, A TRAVES DEL LIBRO DIARIO DE LA ¨SOCIETÉ POUR LA PRODUCTION DE ZINC EN ESPAGNE¨. (2)

   
   Jules Hauzeur, director general de la nueva sociedad y desde inicios de 1853, de la precedente no asistió a la primera reunión del consejo de administración, por encontrarse en España, en el desarrollo de actividades propias de su nuevo cargo. En este viaje, con gestiones a realizar en Guipuzcoa, Madrid y Asturias, encargara a DeSoignie el cierre contable y la apertura de cuentas de las antigua y nueva sociedades, con las instrucciones pertinentes al caso. A esta tarea se añadiría la actividad minera de Arnao y la dirección de la construcción de un ferrocarril que habría de unir las instalaciones mineras con la nueva factoría a construir en San Juan. Para completar este apartado señalar que a finales de 1854, al establecer la organización de la empresa en España, le serían asignados a DeSoignie la dirección de la mina y del ferrocarril en construcción.

    El día 11 de junio de 1853, tiene lugar la apertura oficial del libro Diario de operaciones de la dependencia carbonera de la nueva sociedad, escriturada unos días antes en Bruselas. A los antiguos propietarios, por su aportación, se les había entregado 660 acciones de 1.000 francos  de valor nominal cada una de ellas, por lo que a cada uno de los tres socios iniciales le correspondía 220 acciones. Al objeto de equilibrar las cuentas al cambio oficial, el día de constitución se valoró la antigua sociedad en 2.470.000 reales vellón, que superaba en casi un 20% el valor contable de la misma (2.090.000 rv.) y rendía un beneficio considerable, en valoración muy generosa del bien aportado, máxime recordando que la aportación realizada en 1834, 19 años antes, alcanzaba la cantidad de 450.000 rv, repartidos por tercios. En la especificación de las cuentas citadas destaca el valor asignado a la infraestructura de explotación y la evaluación del intangible de las reservas previstas de carbón, que alcanzan un monto de 2.313.071 rv., frente a la valoración de inmuebles, muebles, materiales, materias y existencias de producto que cifran en su conjunto 156.929 rv. un 7,5% de la cantidad anterior.

    El análisis del inmovilizado y los bienes muebles invertidos en la explotación minera permiten hacerse una idea bastante exacta de la realidad de las instalaciones mineras y el significado de esta actividad en aquel tiempo, máxime en la consideración de que la RCAM era una de las empresas mejor organizadas en el aspecto técnico.

    La partida de bienes inmuebles, edificios y terrenos propiedad de la sociedad, estaba evaluada en 56.000 reales, de los que 22.700 correspondían a bienes radicados en Arnao y los 33.300 restantes estaban situados en San Juan. En la primera, zona de la instalación minera, el 25% aproximadamente del total correspondía a suelo propiedad de la empresa, mientras que el resto cubría un edificio con cuadras, un almacén y un taller de mantenimiento y servicios generales, con carpintería y fraguas básicamente. En la zona de expendio, San Juan, el fuerte de la inversión se debía a dos casas y otros tantos almacenes y cobertizos, situados todos ellos en la zona portuaria, correspondiendo a terrenos la exigua cantidad de 2.300 reales    (7 % del total de la inversión).
Publicar un comentario