PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

domingo, 4 de marzo de 2018

CRÓNICA DE TIEMPOS OSCUROS por Luis Jesús Llaneza González (6)



En las tercera y cuarta décadas del siglo XVII, vuelven a aparecer algunas concesiones para la explotación de minerales, en general de cobre, plomo, oro y plata, correspondientes a denuncias efectuadas en los concejos de Cabrales Villaviciosa, Llanes, Pravia, Oviedo (monte Naranco)… Este nuevo impulso en la exploración y descubrimiento de minas pudiera ser debido al efecto inducido por la pragmática de Felipe III, en 1607, concediendo nuevas gracias y disminuciones en las cantidades a  abonar a la Real Hacienda, en concepto de impuestos. Po lo que respecta al hierro deben anotarse las concesiones para el beneficio de una mina de almagre (Junio de 1602) en Pinos y Villafeliz, concejo de Somiedo; de una de hierro en Cabrales (Noviembre de 1625), y otras de hierro, en los lugares denominados Almagreras de Lena y Pinos, en el concejo de Lena, concediendo permiso para su explotación a Francisco Bernaldo de Quirós. Al referirse al carbón de piedra, Tomás González (11), señala la concesión de dos minas de carbón a Andrés Martínez Ballesteros, el 15 de Noviembre de 1625, en dos reales cédulas diferentes emitidas el mismo día; en la primera dice simplemente, en una relación amplia, “ en el de Avilés una de carbón de piedra”, y en otra relación diferente consigna, después de enunciar una de topacios y cristal, “ otra de carbón piedra, desierta y antigua, en el concejo de Arones, en el término de dicho lugar”. Algunos autores, con criterio plausible creen que esta mina, abandonada, es la sita en Arancés y que ambas son una misma mina; la indeterminación de la ubicación permite todo tipo de interpretaciones. Así Ramón Mañana (12) interpreta que Arones pudiera ser Arenas, en el concejo de Siero, basado en la licencia de 15 de Noviembre de 1615, para explotar hornaguera en dicho lugar; en este criterio también abunda Guillermo Fernández Lorenzo.
A partir de 1640, se extiende un manto de silencio y no volveré a  encontrar referencias escritas hasta un siglo, amplio, más tarde. Bien es cierto que la minería española, salvo excepciones muy significadas, Almadén y Riotinto en especial, sufre un retroceso importante mas parece difícil admitir que no se efectuase ningún tipo de actividad minera.

(11) Recogido de Tomás González (1832) T I, Pág. 194 y 564, respectivamente.
(12) Recogido de Ramón Mañana (2000) Pág. 1. Fausto Vigil (1954), sin embargo, no encontrará noticia alguna, aludiendo a la minería sierense, hasta 1753.

Publicar un comentario